El covid-19 disparará la deuda inmobiliaria y traerá oportunidades de inversión, según LEM Loan eMarket

La crisis del coronavirus va a provocar un fuerte repunte del volumen de deuda inmobiliaria que existe en España. Y va a abrir una nueva ventana de oportunidad de inversión con rentabilidades atractivas.

Este es el pronóstico que maneja LEM Loan e-Market , el primer marketplace de deuda inmobiliaria de España y Europa, que calcula que este año su cartera de créditos de deuda podría llegar a triplicarse. Actualmente comercializa más de 5.000 créditos con un valor que ronda los 1.000 millones de euros.

España ya es el tercer mercado europeo con mayor stock de préstamos impagados ligados al sector inmobiliario, con más de 84.400 millones de euros (solo le superan Italia y Francia), y el covid-19 aumentará con creces esa cifra, como consecuencia del esperado repunte de la morosidad que se producirá en los próximos meses, sobre todo durante el verano.

“La crisis afectará a todas las capas de la economía, pero en particular en el ‘real estate’, y uno de los segmentos más perjudicados será el comercial, lastrado por las restricciones derivadas del estado de alarma”, explica Miguel Arimont, CEO y fundador de la plataforma barcelonesa, quien insiste en que “son numerosas las tiendas, bares y restaurantes que se están viendo obligados a cerrar por no poder asumir sus obligaciones de deuda, al haber estado cerrados durante casi tres meses y no poder facturar”. 

En su opinión, también se verá afectado el sector de las oficinas, aunque en menor medida que el ‘retail’, por el auge del trabajo en remoto y la apuesta por los espacios dedicados ‘coworking’.

“El teletrabajo ha venido para quedarse, y empresas que ya teletrabajan han seguido y perfeccionado sus herramientas de teletrabajo. No obstante, las empresas que no estaban tan acostumbradas a teletrabajar, se han visto forzados a implementar dicha política en la empresa. En muchos casos, se han dado cuenta que es igual o más eficiente que ir físicamente a la oficina todos los días. No digo que no se vaya a la oficina, que en muchos casos será necesario, pero, a raíz del covid-19, muchas empresas dejarán implementado el teletrabajo parcial, ya que han visto que es una herramienta que les funciona, tanto a nivel conciliación familiar como a nivel productividad”, explica Arimont.

Y añade que “habrá un auge en espacios de ‘coworking’ (debido a que no es tan esencial ir cada día a la oficina) y menos espacios dedicados exclusivamente a una empresa. Por tanto, habrá oportunidades de inversión en el sector oficinas ya que muchas empresas (sobre todo pymes), dejarán sus responsabilidades crediticias para mantener una oficina entera y se irán a un coworking donde comparten espacios y gastos. Sin duda se ha cambiado definitivamente la manera que trabajamos.

En el caso de la vivienda, el fundador de la plataforma también atisba un repunte de la morosidad, ya que, a pesar de las medidas de flexibilización y las ayudas que ha puesto en marcha el Gobierno, “tarde o temprano se tendrán que pagar. La capacidad de devolución del préstamo por parte del deudor, dependerá de la capacidad del deudor de volver a sus ingresos anteriores”, explica Arimont, quien también recuerda que hay mucha incertidumbre sobre cuándo empezará la recuperación económica y a qué ritmo.

Por todo ello, insiste, “la refinanciación o la venta acordada son dos opciones que pueden resultar perfectamente rentables en los próximos meses antes que la ejecución hipotecaria”, por lo que espera que 2020 sea un año donde aparezcan grandes oportunidades, sobre todo en el ‘retail’.

“El Gobierno está ofreciendo moratorias y refinanciaciones a unas características muy atractivas para los locales de los negocios, pero, las deudas no desaparecen, y por ello, creemos que habrá un mayor porcentaje de créditos impagados a partir del tercer trimestre”, aclara el fundador de la plataforma.

De hecho, un estudio de Crédito y Caución asegura que el porcentaje de empresas que tardan más de 90 días en cobrar las facturas ha batido récord y que uno de cada 10 negocios ve amenazada su superviviencia por los impagos.

Desde el punto de vista de la inversión, la plataforma catalana cree que la deuda inmobiliaria es una buena alternativa, ya que puede llegar a ofrecer rentabilidades superiores al 20%, todo un atractivo frente a las rentabilidades bajas e incluso negativas de las deudas soberanas o la volatilidad a la que están sometidas las bolsas.

Recordemos que hay varias plataformas que permiten comprar deuda inmobiliaria por Internet, entre las que están LEM Loan e-Market o ‘Plataforma Préstamos Haya (PPH)’, una iniciativa del ‘servicer’ Hay Real Estate.

Fuente Idealistanews.com Inmocin Fund

INMOCIN This website makes use of cookies to enhance browsing experience and provide additional functionality.    Cookies
Privacidad