JPMorgan y Morgan Stanley dan potenciales del 20% al 60% a la banca española

Gráficos bursátiles

Dos de las principales firmas estadounidenses han revisado sus perspectivas sobre los bancos españoles después de sus recientes resultados, y sus valoraciones dejan el camino despejado para subidas que oscilan en todos los casos entre el 20% y el 60%.

El sector bancario, el más castigado junto al turístico a raíz de la crisis desatada por el coronavirus y clave para la remontada del Ibex, recibe al menos una oleada de valoraciones favorables por parte de dos de la principales firmas de inversión.

La actualización de perspectivas posterior a la reciente temporada de resultados de la banca ha deparado valoraciones muy diversas entre las firmas internacionales de inversión. Los precios objetivos fijados hoy tanto por JPMorgan como por Morgan Stanley comparten un signo alentador después del desplome sufrido por el sector.

Los analistas de JPMorgan pasan revista a cuatro de los seis bancos cotizados en el Ibex. En todos los casos augura subidas, y el potencial alcista oscila entre el 20% y el 60%.

A juicio de la firma estadounidense, el banco con más margen para las subidas es Banco Sabadell. JPMorgan recorta su precio objetivo a 0,55 euros por acción. A pesar de la rebaja, este nivel se sitúa un 60% por encima del cierre de ayer de Sabadell, que acumula pérdidas superiores también al 60% en lo que va de año.

El recorte de valoración es más moderado en CaixaBank, desde los 2,60 hasta los 2,40 euros por acción. Si se cumplieran estas estimaciones, la entidad, castigada más de un 40% este año, tendría un recorrido alcista superior al 50%.

BBVA recibe una rebaja de recomendación (desde ‘sobreponderar’ hasta ‘neutral’) y de valoración (desde los 4,1 hasta los 3,7 euros por acción), pero el nuevo precio objetivo supone todavía un potencial alcista del 36% respecto al cierre de ayer.

Bankia sería a juicio de JPMorgan el banco de los cuatro analizados con menor margen de recuperación en Bolsa. La firma reduce su valoración de 1,30 a 1,10 euros por acción, un 20% por encima de su último cierre.

Fuente Expansion Inmocin Fund

El coronavirus no baja, por ahora, los precios de la vivienda en España

La vivienda en venta incrementa su precio en el 52% de las provincias y en el 51% de los municipios en el mes de abril, si bien es cierto que ha sido más un escaparate virtual que real.

Según un estudio presentado por Fotocasa los propietarios todavía no están haciendo grandes rebajas en sus viviendas en venta y, de hecho, respecto a marzo el precio se incrementa un leve 0,5% a nivel de España. Los datos de los que habla el estudio de este portal inmobiliario son de abril, por lo que es importante tener en cuenta que nos encontrábamos en pleno periodo de confinamiento y los datos no corresponden a transacciones reales, sino a los precios fijados por los propietarios para intentar vender o alquilar sus viviendas.

Aún así, ya son nueve comunidades autónomas las que presentan datos mensuales negativos en abril de 2020, por lo que sí podría irse viendo una tendencia en este sentido. La comunidad con mayor descenso es Castilla-La Mancha (-3%), Baleares (-2,4%), Andalucía (-1,7%), La Rioja (-1,4%), Galicia (-1,2%), Región de Murcia (-1,1%), Canarias (-0,5%), Cantabria (-0,4%) y Extremadura (-0,3%). Por otro lado, en ocho comunidades se producen incrementos mensuales y son: Cataluña (2,8%), Aragón (1,4%), Comunitat Valenciana (1,4%), Asturias (0,8%), Madrid (0,7%), Navarra (0,5%), País Vasco (0,3%), Castilla y León (0,1%).

En cuanto al ranking de Comunidades Autónomas (CC.AA.) con el precio de la vivienda de segunda mano más caras en España, se encuentran Madrid y País Vasco, con los precios de 3.122 euros/m2 y los 2.809 euros/m2, respectivamente. Le siguen, Baleares con 2.693 euros/m2, Cataluña con 2.492 euros/m2, Canarias con 1.773 euros/m2, Cantabria con 1.714 euros/m2, Navarra con 1.678 euros/m2, Andalucía con 1.611 euros/m2, Aragón con 1.584 euros/m2, Asturias con 1.568 euros/m2, Galicia con 1.530 euros/m2, Castilla y León con 1.439 euros/m2, Comunitat Valenciana con 1.430 euros/m2, La Rioja con 1.392 euros/m2, Región de Murcia con 1.137 euros/m2, Extremadura con 1.108 euros/m2 y Castilla-La Mancha con 1.082 euros/m2.

Sin embargo, el precio de la vivienda fijado por los propietarios sube todavía en más del 50% de las provincias. Las diez con mayores incrementos son: Barcelona (3,6%), Cuenca (2,9%), Alicante (2%), Zaragoza (1,9%), León (1,7%), Jaén (1,7%), Ávila (1,7%), Las Palmas (1,5%), Teruel (1,2%) y Araba – Álava (1,2%). Por otro lado, las tres provincias con mayores descensos mensuales son: Albacete (-5,2%), A Coruña (-2,6%) y Illes Balears (-2,4%).

En cuanto a los precios, Madrid es la provincia más cara con 3.122 euros/m2, seguida de Barcelona (3.077 euros/m2) y Gipuzkoa (3.010 euros/m2), entre otras. Por otro lado, las dos provincias con el precio por metro cuadrado por debajo de los 1.000 euros son: Toledo con 963 euros/m2 y Ciudad Real con 978 euros/m2.

En Madrid sí bajan los precios en la mayoría de distritos

El precio de la vivienda de segunda mano baja en 15 (71%) de los 21 distritos madrileños analizados. Los distritos con mayores descensos son: Barajas (-1,8%), Ciudad Lineal (-1,4%), Moncloa (-1,3%), Moratalaz (-1,2%), San Blas (-1,2%), Villa de Vallecas (-1%), Hortaleza (-0,9%), Puente de Vallecas (-0,8%), Usera (-0,8%), Centro (-0,5%), Latina (-0,5%), Villaverde (-0,2%), Chamberí (-0,2%), Tetuán (-0,2%) y Retiro (-0,1%). Por otro lado, solo en seis distritos el precio de la vivienda sube y son: Vicálvaro (4,2%), Fuencarral (1,1%), Carabanchel (0,5%), Salamanca (0,3%), Chamartín (0,3%) y Arganzuela (0,02%).

En cuanto al distrito con el precio más elevado destaca una vez más Salamanca con 6.260 euros/m2 , seguida de Chamberí con 5.567 euros/m2. Por otro lado, el único distrito que no supera los 2.000 euros por metro cuadrado es Villaverde con 1.945 euros/m2.

Barcelona, distritos con incrementos

El precio de la vivienda de segunda mano sube en siete (70%) de los diez distritos analizados. Los distritos con mayores incrementos son: Sarrià – Sant Gervasi (4,3%), Ciutat Vella (3,2%), Les Corts (1,6%), Horta – Guinardó (1%), Nou Barris (0,7%), Sant Andreu (0,4%) y Eixample (0,2%). Por otro lado, los descensos mensuales en el precio de la vivienda se presentan en Sants – Montjuïc (-1,3%), Sant Martí (-0,2%) y Gràcia (-0,01%).

En cuanto al distrito con el precio más elevado destaca una vez más Sarrià – Sant Gervasi con 6.077 euros/m2 , seguida de Les Corts con 5.604 euros/m2. Por otro lado, el único distrito que no supera los 3.000 euros por metro cuadrado es Nou Barris con 2.598 euros/m2.

Fuente Expansion Inmocin Fund

Digitalización y espacios flexibles: el Covid-19 acelera la transformación de la vivienda

Los espacios flexibles que permitan trabajar y vivir y un uso intensivo de la tecnología serán las principales tendencias del mercado que dejará la pandemia en el sector residencial.

Digitalización y espacios flexibles: el Covid-19 acelera la transformación de la vivienda

Digitalización y espacios flexibles, la vivienda después del Covid-19. La pandemia del coronavirus ha forzado a gran parte de la población a teletrabajar y ha provocado que todas aquellas personas que hasta el momento no podían hacerlo, se hayan visto obligadas a trabajar en espacios de sus casas que no estaban preparados para una jornada laboral.

Poder adaptar una parte de la vivienda para el trabajo será el principal cambio en el diseño de los activos residenciales a raíz de esta pandemia, algo que se puede hacer tanto a partir del mobiliario como de la propia distribución de los inmuebles.

El director de residential sales advisory de Colliers International, Luis Valdés, asegura a EjePrime que el principal impacto “vendrá de la mano del teletrabajo y la teleeducación”, pero que la pandemia no va a cambiar en exceso la manera de vivir “porque es temporal”. El directivo destaca que esta adaptación “se puede hacer con muebles”.

“Las terrazas encarecen el producto”, asegura Valdés, que descarta un incremento en su demanda

El directivo explica que “las promociones no van a cambiar mucho” y ve como un hecho puntual el incremento de búsquedas de pisos con terrazas ya que “encarecen el producto”.

Lo que sí que cambiará será la distribución interior de las viviendas para maximizar la luz natural y la ventilación cruzada, así como la posibilidad de poder cambiar la distribución interior con facilidad para poder aislar una estancia del resto de la casa durante la jornada laboral.

En este sentido, la directora de diseño e interiorismo de Aedas Homes, Silvia Gómez Tortosa, explica que las viviendas deberán ganar en funcionalidad, es decir, “en facilitar el uso, el mantenimiento y la limpieza”. La directiva apuesta también por un aumento de la altura de los techos y la inclusión de espacios “independientes del resto de la casa” para facilitar el teletrabajo.

“La digitalización va a evolucionar enormemente”

Los expertos coinciden en señalar que esta situación permitirá una rápida evolución de la tecnología aplicada al hogar, aunque también destinada a garantizar la posibilidad de trabajar o estudiar en casa en óptimas condiciones.

“La digitalización va a evolucionar enormemente” asegura Valdés.. En todo caso, el directivo avisa que la domótica debe ser “muy sencilla, porque si se complica se usará poco”.

Por su parte, Gómez Tortosa apuesta que “la tecnología ganara más enteros”, especialmente en cuanto a la domótica y la inteligencia artificial “para asegurar la eficiencia energética, el confort y la seguridad”.

La domótica y la tecnología aplicada al hogar “ganarán enteros”, apunta Gómez Tortosa

Por otro lado, Valdés apunta que un incremento del teletrabajo puede conllevar un repunte en la compraventa de viviendas familiares “ya que no será necesario vivir cerca del centro de la ciudad para ir a trabajar todos los días”.

Por su parte, el director técnico de Aedas, José María G. Romojaro, asegura que el confinamiento provocará un aumento “importante de la demanda de reposición” que permita a los inquilinos subsanar las carencias que han detectado durante los cincuenta días de confinamiento.

Fuente: Ejeprime Inmocin Fund

El efecto Covid-19 en los precios de la vivienda: aguantan en las capitales pero caen en la costa

El índice general de la estadística Tinsa Imie General y Grandes Mercados muestra un incremento del 0,5% en relación a marzo y del 4,2% en relación a abril del año anterior.

Costa

El coronavirus impacta de forma desigual en los precios de la vivienda. En abril, sólo la costa mediterránea registró un fuerte ajuste de los precios en relación al mismo mes del año anterior, mientras que en el resto de España la vivienda continuó encareciéndose.

El índice general de la estadística Tinsa Imie General y Grandes Mercados muestra un incremento del 4,2% en relación a abril del año anterior. Las grandes capitales registraron la mayor subida, con un alza interanual de precios del 5,4%.

En Baleares y Canarias, los precios subieron un 5,2%, en las áreas metropolitanas, un 2,3% y en el resto de municipios, un 6,9%. En cambio, en la costa mediterránea los precios retrocedieron un 4,7%, aunque continúan un 10,3% por encima de los mínimos registrados tras la crisis de 2008.

El índice general aumentó sólo 0,5% en términos intermensuales, sostenido por las grandes ciudades

En términos intermensuales, el índice general anotó una subida de sólo el 0,5%, impulsada por el tirón de capitales y grandes ciudades, que anotaron un alza de los precios del 2,4%, y del resto de municipios, con una subida del 4,8%.

En su conjunto, los precios de la vivienda en España se encuentran un 18,4% por encima de mínimos postcrisis y un 32,1% por debajo de los máximos alcanzados antes de 2008. La costa mediterránea fue la región que registró una mayor caída también en relación a marzo, con un descenso del 8,9%. En Baleares y Canarias, muy dependientes del turismo, la caída fue del 6,2%, y en las áreas metropolitanas los precios bajaron un 1,1%.

Fuente Ejeprime Inmocin Fund

Menos densidad y edificios ‘contact less’: las oficinas después del Covid-19

Menos densidad y edificios ‘contact less’: las oficinas después del Covid-19

El distanciamiento social marcará la distribución de los espacios de trabajo tras la crisis sanitaria, con edificios que deberán permitir su funcionamiento sin necesidad de tocar nada.

Más metros por trabajador y edificios contact less. Una de las primeras medidas que tomaron las empresas para evitar la propagación del Covid-19 entre sus empleados fue impulsar el teletrabajo para reducir el contacto entre personas al mínimo indispensable, algo que las oficinas deberán incorporar a su diseño una vez superada la crisis sanitaria. Más metros cuadrados por trabajador, mesas individuales y zonas comunes en las que no se deba tocar nada son algunas de las medidas que las compañías deberán tomar en los próximos meses para garantizar la seguridad de sus empleados.

El socio del estudio de arquitectura Batlleiroig, Albert Gil, asegura que “últimamente se pedían unas densidades altas, con límites absurdos de hasta cinco metros cuadrados por personas y esto se frenará”. En este sentido, la media de densidad en los edificios de oficinas se acercaba a los diez metros cuadrados por empleado, mientras que en 2008 era de quince metros cuadrados por empleado. 

De todos modos, Gil descarta que se vuelvan a ver oficinas llenas de cubículos individuales o que las oficinas se vuelvan a diseñar en base a despachos ocupados por una sola persona, algo que tilda de “fracaso” por la necesidad de las personas de relacionarse. En cambio, el directivo apuesta por los espacios abiertos para trabajar.

El incremento en la densidad de trabajadores en las oficinas “se frenará”, asegura Albert Gil

Por su parte, la consultora inmobiliaria Cushman&Wakefield apuesta por los escritorios individuales que faciliten el distanciamiento social con un mínimo de dos metros de distancia entre personas en su estrategia 6 feet office.

La empresa propone crear espacios individuales de dos metros de diámetro con marcas en el suelo, pasillos de una sola dirección y protocolos de entrada y salida ordenada de las salas de reuniones para evitar al máximo el contacto entre trabajadores.

Por otro lado, Gil apunta al uso de nuevos materiales para garantizar que los espacios cumplen con todos los requisitos sanitarios y explica que “existen elementos autodesinfectantes que incorporan el dióxido de titanio” que actúa mediante una reacción con la luz.

El arquitecto también destaca otras estrategias que permitirían garantizar la desinfección de los espacios de trabajo, como la luz ultravioleta. Sin embargo, este elemento debería ir acompañado de tecnología que garantice que nadie ocupa los espacios durante el tratamiento, ya que esta luz es perjudicial para las personas.

Edificios ‘contact less’

La tecnología tendrá un nuevo papel en el diseño de los espacios de trabajo. En este sentido, el estudio de arquitectura Bod asegura que los nuevos proyectos estarán condicionados por el factor tecnológico y los usuarios “deberán adaptarse a los nuevos procesos o modos de actuar” que marque la tecnología.

Estas oficinas inteligentes también permitirán ofrecer información de todo tipo y canalizar los flujos de movimiento según el momento del día y el número de personas que haya en cada zona del edificio.

La automatización de los elementos y el uso de la voz o los movimientos en espacios como el ascensor serán habituales en las oficinas post Covid-19

Otro punto importante será la necesidad de que los trabajadores puedan moverse por las zonas comunes sin la necesidad de tocar nada. Gil asegura que “el concepto de edificio contact less se impondrá”.

La automatización de los elementos y el uso de la voz o los movimientos en espacios como el ascensor serán los principales retos a los que deberán dar respuesta los diseñadores de los nuevos espacios de trabajo. “El edificio deberá estar conectado al usuario”, subraya Gil.

Fuente Ejeprime Inmocin Fund

La fiebre por el capital riesgo de largo plazo no decae: Blackstone capta 4.500 millones más

La gestora hace un primer cierre en el nuevo fondo con esta estrategia. La crisis del Covid-19 puede fortalecer esta estrategia incipiente del ‘private equity’.

Inversiones más longevas y con riesgo y rentabilidad inferiores. Si alguien consideraba que esta estrategia incipiente contradecía la propia naturaleza del private equity y, por tanto, tenía los días contados, se equivocó. Los pesos pesados de la industria no solo se han probado en este nuevo enfoque, sino que empiezan a afianzarse en este tipo de proyectos, con segundas y terceras generaciones de fondos de largo plazo. Blackstone es el último gigante que ha revalidado la apuesta.

La gestora estadounidense, una de las grandes pioneras del sector, avanza en la puesta a punto de un nuevo vehículo dentro de dicha categoría. Después de haber testado la viabilidad de esta propuesta con Blackstone Core Equity Partners I -cerrado en 2017 después de atraer unos 5.000 millones de dólares (en torno a 4.650 millones de euros) con él-, ya está preparada para echar a rodar el fondo continuador: Blackstone Core Equity Partners II.

En la presentación de resultados relativa al primer trimestre del año divulgada el pasado jueves, la entidad que dirige Stephen A. Schwarzman señala que en este periodo ha alcanzado un cierre inicial del nuevo fondo de largo plazo, asegurando una captación de 4.800 millones de dólares (casi 4.500 millones de euros). Blackstone lanzó este vehículo al mercado a finales de 2019 con un propósito de recaudación parecido al del fondo predecesor, según explicaron entonces fuentes del mercado.

Las cifras anunciadas por la gestora y las favorables perspectivas que envuelven este enfoque de inversión apuntan a que Blackstone no tendrá problemas para conseguir el importe perseguido, incluso rebasarlo. Si el apetito por el capital riesgo de largo plazo era creciente antes del Covid-19, ahora esta crisis puede fortalecerlo todavía más, anticipan expertos de la industria. El concepto en el que se basa esta estrategia ofrece mayor seguridad y hay algunos partícipes que, ante la adversidad actual y pasado el primer impacto, pueden encontrar refugio en ella, afirman.

Concepto

Estos vehículos de largo plazo ponen el foco de atención en un tipo de compañía que implica menor riesgo. Grupos consolidados -con ingresos y beneficios estabilizados- que no albergan tantas posibilidades de expansión, pero donde la inversión encuentra mayores garantías y se hace por un periodo más extenso -en torno a 15 años, frente a los cinco años habituales de los fondos de private equity tradicional-, algo que ayuda a reducir la exposición al ciclo y la volatilidad. A cambio de esta seguridad, la rentabilidad prometida es inferior: tratan de conseguir una TIR (tasa interna de retorno) de entre el 12% y el 18% anual (entre la horquilla del 10%-12% de los fondos de infraestructuras y la TIR habitual del capital riesgo del 18%-20%).

Este planteamiento ha ganado muchos adeptos en los últimos años, sobre todo entre inversores institucionales (fondos de pensiones, aseguradoras…), que bien por convicción o bien por imposición regulatoria tienen aversión al riesgo, pero que necesitan generar retornos en un contexto de bajos tipos de interés que penaliza los activos convencionales. Esto ha provocado que los pesos pesados de la industria del private equity hayan armado proyectos de este tipo para ganar ángulo de mercado, contribuyendo, así, a impulsar la tendencia.

Además de Blackstone, la entidad británica CVC cerró el año pasado el vehículo Strategic Opportunities II, dotado con 4.600 millones de euros. Y en 2018 fue la estadounidense KKR la que recaudó 8.500 millones de dólares (unos 7.500 millones de euros) con el bautizado Core Investment. Éstas son las tres gestoras que más recursos han atraído para esta estrategia. Otras entidades que también han lanzado fondos de largo plazo son Carlyle, Vista Equity Partners, Partners Group, Core Equity Holdings o Cove Hill Partners.

Fuente: Expansion Inmocin Fund

El 30% de los empleos en los países desarrollados cambiará tras el coronavirus y un 14% desaparecerá

La pandemia del coronavirus supondrá un antes y un después en la forma de vida. Y los expertos también atisban cambios drásticos en el mercado laboral.

Al margen del despegue del teletrabajo y de las alteraciones físicas que se esperan en las oficinas (por ejemplo, la instalación de mamparas), la consultora especializada en recursos humanos Randstad calcula que un 30% de los empleos actuales cambiará y que al menos un 14% desaparecerá directamente.

Según el informe ‘Flexibility at Work’ publicado por la compañía, «la influencia de las nuevas tecnologías en nuestro trabajo, impulsada por las necesidades del teletrabajo, será determinante una vez salgamos del confinamiento» y estos efectos se harán patentes en todos los países de la OCDE.

Otro de los impactos que la digitalización tendrá en el mundo del empleo será la aparición y diversificación de nuevos regímenes de trabajo, más allá de los empleos fijos a tiempo completo. «Otras formas contractuales aumentarán su presencia, como el trabajo a tiempo parcial, el empleo a través de ETT, autónomos, etc. La tendencia de estas nuevas formas de trabajo se está acelerando en países como EEUU», recalca el estudio. 

La consultora también insiste en que la automatización va a ir teniendo un papel cada vez más relevante, con el fin de evitar que se produzcan aglomeraciones que puedan convertirse en posibles nuevos focos de contagio en el futuro. Este giro del mercado laboral, «lejos de amenazar al empleo, va a generar nuevas oportunidades. Para los profesionales interesados en aprovecharlas, es recomendable seguir de cerca la evolución del mercado laboral y apostar por la formación continua”, explica Valentín Bote, director de Randstad Research.

En lo que respecta a la robotización de los procesos, la consultora destaca que España tiene una tasa superior al promedio europeo y a países como China, Francia o Finlandia, con 157 robots industriales por cada 10.000 trabajadores en las fábricas. No obstante, seguimosmuy por detrás de los números que registran Alemania, EEUU, Japón, Suecia, Singapur o Corea, que lidera el ranking con hasta 700 robots por cada 10.000 empleados. Así está la clasificación:

Así, la tasa de robotización en España se sitúa en del 1,57%, frente al 1,06% de la media europea. A la cabeza del ranking de países donde la robotización está más presente se encuentran Corea del Sur (7,1%), Singapur (6,58%), Alemania (3,22%), Japón (3,08%), Suecia (2,4%), Dinamarca (2,3%) y Estados Unidos (2%). En cambio, por detrás de nuestro país se encuentran Francia (1,37%), Suiza (1,29%), o China (0,97%), así como la media americana y la asiática.

Además, el informe destaca que, dentro de los cambios de tendencia, emergirá otro nuevo modo de trabajo como es la ‘economía gig’, basada en pequeñas tareas o encargos que se pueden llevar a cabo a través de plataformas digitales. «El uso de estas herramientas ha experimentado un crecimiento del 30% entre 2016 y 2019 en todo el mundo y ya es la principal fuente de ingresos para el 2% de los adultos de la Unión Europea. Los profesionales destacan la flexibilidad y la conciliación que estas nuevas formas de trabajo ofrecen, aunque están encontrando oposición en algunas regulaciones laborales», señala. 

Los nuevos empleos que afloran

El servicio de estudios de la consultora insiste en que el avance de las nuevas tecnologías está generando nuevos puestos de trabajo de perfiles disruptivos y destaca en tres áreas fundamentales.

– Los trabajos fronterizos. Implican producir, instalar, mantener y desplegar directamente tecnologías nuevas. Por ejemplo, son los trabajos relacionados con la integración de robots en los procesos productivos o la optimización de motores de búsqueda.

– Los trabajos de última milla. Se trata de tareas prácticamente automatizadas que aún necesitan de la intervención de un profesional, como la entrada de datos o los etiquetadores de contenido.

– Los trabajos “para los ricos”. Esaquel de empleo que nace por el incremento de ingresos y de poder adquisitivo entre los perfiles tecnológicos. Se trata de profesiones que, en ocasiones ya existían, pero diariamente surgen nuevas ocupaciones derivadas de necesidades de la sociedad.

Idealista news Inmocin Fund

BBVA registra pérdidas récord de 1.792 millones por el coronavirus y el deterioro del fondo de comercio en EEUU

Anticipa dotaciones brutas de 1.460 millones por la pandemia y carga otros 2.084 millones por el deterioro del fondo de comercio de su negocio en EEUU. Suspende el dividendo tras reducir la ratio de capital en 90 puntos, hasta el 10,84% y rebaja su objetivo de solvencia. Las filiales de España y EEUU se anotan pérdidas.

bbva

BBVA registró unas pérdidas récord de 1.792 millones en el primer trimestre del año tras anotarse dotaciones extraordinarias por más de 3.500 millones de euros para cubrir pérdidas por el coronavirus y asumir un nuevo quebranto del fondo de comercio de su negocio en EEUU, tras el deterioro ya registrado a cierre de 2019. En el primer trimestre del pasado año, BBVA ganó 1.182 millones de euros.

El resultado ordinario, excluyendo estos dos elementos atípicos, se situó en 1.258 millones, un 6,4% más. Considerando sólo las provisiones por el coronavirus, el beneficio hubiera sido de 292 millones, un 75% menos, según BBVA. . La cuenta ordinaria muestra una subida del 7,2% de los ingresos y una evolución plana de los costes (-0,1%), pero se ve lastrada por los saneamientos. Éstos, excluido el cargo del fondo de comercio, se disparan un 166%.

Coronavirus y fondo de comercio

Por lo que respecta a la pandemia, BBVA ha anticipado provisiones brutas por 1.460 millones (966 millones en términos netos). Para calcular los saneamientos, la entidad se ha basado en las proyecciones de su Servicio de Estudios, asumiendo un escenario «en forma de V incompleta». El grueso del saneamiento corresponde a España, donde el banco ha asignado 517 millones del colchón. Las provisiones para México suman 320 millones y las de EEUU, 280 millones. Esta anticipación de dotaciones ha mejorado la tasa de cobertura del 74% al 86% y ha disparado el coste del riesgo (dotaciones sobre créditos) hasta el 2,57% desde el 1,12% de finales de 2019. BBVA espera que esta tasa se reduzca en el conjunto de 2020 desde el pico marcado en este trimestre. Maneja como referencia entre 150 y 180 puntos básicos.

A su vez, el saneamiento del fondo de comercio de la filial estadounidense ha exigido un esfuerzo de 2.084 millones. Este deterioro se suma al ya aplicado en el último trimestre de 2019 por 1.318 millones. El valor en libros de la filial está en 8.100 millones de euros. El quebranto «se debe, fundamentalmente, al impacto negativo por la actualización del escenario macroeconómico afectado por la pandemia COVID-19».

Suspensión del dividendo y merma del capital

En paralelo, BBVA, que hasta ahora no se había pronunciado sobre la exigencia del BCE de frenar los pagos al accionista, ha anunciado que no abonará ningún dividendo con cargo a 2020 «hasta que no desaparezcan las incertidumbres» provocadas por la pandemia, «y en ningún caso, antes del cierre del ejercicio». La política de remuneración de BBVA prevé un pay out (porcentaje del beneficio destinado a dividendos) de entre el 35% y el 40% en efectivo. Se abona a través de dos pagos al año.

Por otra parte, la entidad, que confiaba en alcanzar ya a finales de este 2020 una ratio de capital del 12%, ha reducido su objetivo, tras registrar en el trimestre una merma de 90 puntos básicos en su colchón de solvencia. El banco ha cerrado marzo con un capital de máxima calidad del 10,84%, frente al 11,74% de diciembre. BBVA ha justificado el descenso de la ratio por «la mayor actividad, la evolución de los mercados y la anticipación de provisiones».

El grupo, que hasta ahora tenía un objetivo de solvencia de entre el 11,5% y el 12%, tendrá ahora como referencia un «colchón de gestión» de entre 225 y 275 puntos sobre el mínimo regulatorio. En la actualidad, eso implica una horquilla entre el 10,84% (la ratio a marzo) y el 11,34%. BBVA confía en situarse en la parte alta del rango a finales de 2020.

Pérdidas en España y EEUU; caída del 40% del beneficio en México

El aumento de las provisiones ha provocado números rojos en las divisiones de España y EEUU, y ha lastrado el beneficio de México, el motor del grupo.

BBVA perdió 144 millones de euros en España en el primer trimestre. Los ingresos suben un 2,2% y los gastos caen un 4,4%, lo que permite una mejora del margen neto del 10,3%, hasta 728 millones. Pero las provisiones se disparan hasta casi 1.000 millones desde los 200 millones del pasado año, lo que lleva la cuenta a números rojos. En España, además de las provisiones por la pandemia, BBVA ha cargado 265 millones por riesgos ligados a la tarjetas revolving.

La filial de EEUU, por su parte, encaja pérdidas de 100 millones. En México, el resultado se reduce un 40%, hasta 372 millones y en Turquía, un 9%, con una aportación de 129 millones. América del Sur genera 70 millones, un 63% menos. El resto de Eurasia es la única geografía donde mejora el resultado: 44 millones, un 175% más

Fuente Expansion Inmocin Fund

idealista lanza la Videovisita, un nuevo servicio para la visualización virtual de inmuebles

idealista, el Marketplace inmobiliario para el sur de Europa, acaba de lanzar al mercado la Videovisita, un nuevo servicio para la visualización virtual de inmuebles de forma personalizada. Esta aplicación refuerza el compromiso de la compañía con profesionales y usuarios, facilitando la comunicación y el intercambio de información en tiempo real de forma que se pueda conocer el inmueble sin necesidad de desplazamientos y ver si encaja con las necesidades de vivienda de la persona que busca.

Con el servicio de Videovisita, los profesionales inmobiliarios (una vez que el estado de alarma lo permita) se desplazan a la vivienda y la muestran en directo desde su interior. Los potenciales clientes pueden visitarla tranquilamente a través de su ordenador o dispositivo electrónico, hacer todas las preguntas que les vayan surgiendo y abundar en los detalles que consideren necesarios para conocer el inmueble como si estuvieran allí. La aplicación posibilita que varias personas puedan estar conectadas al mismo tiempo y desde distintos puntos, lo que resulta muy ventajoso al visitante al poder contar con el punto de vista de terceras personas, como familiares o amigos  

Otra de las posibilidades que ofrece el nuevo servicio gracias a la videollamada es que el profesional puede atender a sus clientes como si estuvieran en la misma inmobiliaria, mostrándoles y explicándoles las características de las viviendas de su cartera con todo el contenido gráfico y multimedia disponible, como fotos, videos o visitas 3D. De hecho, idealista es la plataforma inmobiliaria europea con más anuncios que disponen de esta tecnología que combina fotografías de alta calidad y medición laser para crear un modelo 3D totalmente inmersivo.

Toda la comunicación y el intercambio de información que facilita la Videovisita se hace siempre a través de la herramienta profesional idealista/tools, bajo el entorno seguro de idealista. De esta manera el profesional organiza las visitas y gestiona los permisos de las personas que atienden a las mismas.

Para Pablo Álvarez Cascos, director de tecnología de idealista, “aunque la distancia social y la restricción de movimientos ponen en valor el desarrollo de este tipo de herramientas que favorecen la visita de las casas sin necesidad desplazamientos, es indudable que son tecnologías que han venido para quedarse y con las que trabajaremos a partir de ahora y que suponen una ventaja tanto para las personas que buscan un nuevo hogar como para los profesionales inmobiliarios”.

Fuente Idealista news Inmocin Fund

Blackstone: «Tenemos 140.000 millones para aprovechar oportunidades de inversión»

La mayor gestora de fondos del mundo anuncia que cuenta con más de 150.000 millones de dólares de ‘pólvora seca’, «más que nadie en el sector».

La gestora de fondos estadounidense Blackstone ha anunciado que dispone de 151.500 millones de dólares (unos 140.000 millones de euros) en «pólvora seca» para aprovechar las oportunidades de inversión que surjan tras la crisis global provocada por el coronavirus Covid-19.

Así lo ha anunciado su presidente y consejero delegado, Stephen Schwarzman, destacando la posición de liquidez única que posee Blackstone ante el momento de perturbaciones económicas que ha provocado la pandemia del virus en todo el mundo. «Estamos posicionados de manera única para invertir en nombre de nuestros clientes en un momento de dislocación histórica», ha señalado Schwarzman.

La compañía hizo este anuncio en la presentación de resultados del primer trimestre donde Blackstone registró unas pérdidas de 1.066 millones de dólares (984 millones de euros), frente al beneficio neto atribuido de 481,3 millones de dólares (445 millones de euros) registrado en el mismo periodo de 2019.

No obstante, la firma destacó que las ganancias distribuibles correspondientes a los tres primeros meses del año crecieron un 4%, hasta 557 millones de dólares (514 millones de euros), mientras sus activos gestionados alcanzaron un valor total de 538.000 millones de dólares (496.516 millones de euros), lo que supone un incremento del 5%, tras incorporar en el primer trimestre 27.300 millones de dólares (25.195 millones de euros).

Asimismo, Blackstone ha declarado el reparto de un dividendo trimestral de 0,39 dólares por acción, que será abonado el próximo 11 de mayo, elevando así a 1,97 dólares la retribución anual de sus accionistas por cada título ordinario en su poder.

Hace apenas unos días, la compañía estadounidense captó 9.800 millones de euros para poner en marcha el mayor fondo inmobiliario europeo.

Fuente: Brainsre.news Inmocin Fund